GRINDELWALD

Grindelwald

INFORMACIÓN DE LA REGION

Grindelwald (1.034 m)

El Oberland bernés o tierras altas de Berna son en realidad picos altísimos y difíciles de escalar, pero adaptados para el disfrute y el ocio. Coinciden los expertos escaladores de la alta montaña con los turistas, incluso domingueros, que gracias a los funiculares, trenes cremallera o teleféricos pueden acceder a las cumbres sin demasiado riesgo.

En los Alpes hay 88 montañas que superan los 4.000 m, de las cuales, 42 se encuentran en Suiza; la más alta es el Dufourspitze o Monte Rosa (4.634 m).

El macizo de la Jungfrau es patrimonio de la humanidad desde 2001.

Interlaken se asienta entre dos lagos, el de Thun y el de Birenz, idílica ciudad suiza epicentro de todas las actividades que ofrecen los Alpes berneses. Los pueblos de las orillas están comunicados por numerosas líneas navieras para ir de un sitio a otro.

En Thun se puede visitar el castillo del siglo XII, el casco antiguo, con el ayuntamiento y la torre de la iglesia, rodeados por tiendas, restaurantes y cafés

Para subir a Grindelwald se puede ir en transporte público, coche propio o con el tren que hace una primera parada en la estación de Kleine Scheidegg, a poco más de 2.000 m de altura con unas impresionantes vistas de las montañas.

Llegar al pueblo de Grindelwald por tren también se puede hacer desde Lucerna o desde el vecino valle de Lauterbrunnen. Llegados a la estación de Grindelwald se ven los majestuosos picos.

Los tres grandes  picos el Eiger (3.970 m), el Monch (4.107 m) y la Jungfrau (4.158 m) se ven muy cerca uno de otro, que traducidos pueden verse como el ogro, el monje y la joven. Como siempre hay una leyenda que dice fueron un padre con su hijo e hija que fueron transformados en roca. Son las cumbres más altas y su asalto ala cima se intentó durante mucho tiempo y han costado muchas vidas. Las tres cumbres vierten sus nieves al glaciar Aletsch, el mayor de los Alpes.

El Eiger es famoso por su pared vertical de 1.800 m y fue conquistado en julio de 1938, después de varias expediciones trágicas. Aquí se puede ver la evolución del alpinismo, cuando al principio y hasta hace unos años, la escalada se planificaba para varios días ahora alpinistas expertos lo pueden hacer en pocas horas.

Para llegar a las cumbres con el funicular conviene salir desde Grindelwald donde que forman sus laderas y llegar desde Interlaken, ubicada entre dos lagos; un lugar para disfrutar tanto en verano tanto como en invierno. En el Oberland bernés se pueden organizar numerosas excursiones y es un punto de encuentro de los mejores escaladores, cuenta, para los esquiadores, con 250 km de pistas en tres estaciones que están comunicadas entre sí. Las estaciones de esquí más famosas son Mürren, en la ladera del Schilthorn (2.960 m), en el valle de Lauterbrunnen; First, en Grindelwald y Wengen, en el monte Mänlichen (2.227 m).

Pero la mayor atracción es subir con funicular a la estación de la Jungfraujoch, la más alta de Europa a 3.454 msn, situada sobre la cresta entre el Monch y la Jungfrau desde donde se puede acceder al mirador.

La Jungfraujoch mejor adaptada para el turismo ofrece un panorama difícil de vivir para quien no está acostumbrado a la alta montaña. Un ascensor sube los 118 m hasta el Sphinx, el centro de investigación meteorológica más alto de Europa. Su terraza panorámica se asoma al nacimiento y a la parte superior del glaciar del Aletsch, cuyos 120 km² de superficie y 23 km de longitud y 800 m de grosor forman parte, junto a los valles circundantes. La lengua de hielo más larga y profunda de los Alpes que se dirige hacia el valle del Ródano, es decir, hacia el mar Mediterráneo, mientras que desde el vecino valle de Lauterbrunnen la vertiente lleva las aguas hacia el mar del Norte.

El Aletsch Arena se abre al sur y queda fuera de Grindelwald, pues cae directamente sobre el valle del Ródano. La estación Aletsch Arena está rodeada por tres pueblos Riederalp (1.925 m), Bettmeralp (1.950 m) y Fischeralp (2.212 m), conectados por telecabinas. No hay carreteras, las cabinas tienen capacidad para 100 personas, son también el medio para subir alimentos y cualquier material necesario. Lo recorren 26 senderos y cuenta con 104 km de pistas.

Cañón de Gletscherschlucht, recorrido entre cañones

Glaciar Oberergletscher se puede cruzar por varios sitios,

Pfingstegg, mirador, con un teleférico que baja hasta la ciudad

First, pico de 2.168 m, con un lago, subida en teleférico

Desde las cimas del Wettmerhorn (2.872 m) y del Eggishorn (2.927 m), accesibles por teleférico, las vistas del frente y del curso inferior del Aletsch son impresionantes. El Eiger tiene tres estaciones, Eigergletscher, el glaciar del Eiger, (2.322 m), Eigernordwand, la pared norte del Eiger, (2.866 m), estas dos con su mirador que ofrece una vista espectacular, y Eismeer o mar de hielo (3.160 m), desde donde los bien equipados y con experiencia de alta montaña se pueden acercar, por un angosto pasadizo, al glaciar Fiescher donde está el refugio de alta montaña suspendido sobre una arista, la Mittellegi que conduce directamente a la cumbre tras unas horas de escalada.

En el Riederfurka, a 2.046 m, se halla la histórica Villa Cassel, antigua residencia veraniega de huéspedes famosos y personajes influyentes del mundo de la política y las finanzas, hoy alberga una exposición sobre el lugar.

A la izquierda, hay un pico piramidal con una cresta aserrada, es el Finsteraarhorn (4.167 m), la cumbre más alta de la zona. A la derecha del glaciar se alza el Eggishorn /2.927 m)

A Mürren, a 1.600 m sobre el nivel del mar, solo se tiene acceso, desde Lauterbrunnen o desde Stechelberg, en funicular que enlaza con un tren, en un valle de 15 km., conocido como el “valle de las 72 cascadas”, siete de las cuales son subterráneas y se pueden visitar en Trümmelbach. Es un pueblo que carece de tráfico rodado y en verano es un punto de encuentro con numerosas actividades culturales, como el festival de canto folclórico y conciertos de música. Además, desde aquí se pueden hacer rutas de senderismo como la de Almendhubel. En invierno todo se concentra en el esquí y según parece fue en Mürren donde se realizaron las primeras competiciones de esquí alpino.

Desde Mürren se puede ver el macizo de la Jungfrau y con el teleférico se puede llegar a la cima del Schilthorn, donde hay una cafetería giratoria y un mirador panorámico de 360°. Algunos recordaran la película de James Bond, al servici de su majestad.

Wengen, está en la otra vertiente del valle de Lauterbrunnen, en la misma vertiente que el Eiger, el Monch y la Jungfrau. Wengen carece de carretera para llegar, pero tiene una parada del tren cremallera que sube a la Jungfrau. Rodeada por pendientes suaves es ideal para la práctica del esquí para principiantes que van descendiendo hasta el fondo del valle de Lauterbrunnen o si se prefiere hasta el valle de Grindelwald.

GASTRONOMÍA
TRANSPORTE
Image

Galeria de imágenes